“En 2020 nos vamos a comer a la región y al mundo entero”

“En 2020 nos vamos a comer a la región y al mundo entero”

Bruno “nGorilon” Massieri, coach de Isurus Gaming en Fortnite, le tiene mucha fe al equipo de cara al nuevo año competitivo.

El Fortnite se convirtió en uno de los videojuegos competitivos más populares de todo el planeta. Su dinamismo captó la atención de millones de jugadores alrededor de todo el mundo, y Latinoamérica no fue la excepción. La región cuenta con varios competidores y organizaciones, entre las que destaca Isurus Gaming. El Tiburón cerró el año 2019 de gran manera, porque finalizó dentro del Top 5 en la final regional de Fortnite Champion Series de la modalidad de squads. El equipo compuesto por Nahue507, ZuiCx, Fakkz, S6nti y Tomi204 tiene como head coach a Bruno “nGorilon” Massieri, de tan solo 17 años. El entrenador complementa sus actividades escolares con la difícil tarea de comandar una escuadra de deportes electrónicos.

-¿Cómo nació tu pasión por el Fortnite?

– Con mis amigos jugábamos al Fortnite como jugábamos a cualquier otro juego: por diversión. Como un hobbie, para pasar el tiempo y entretenernos, sin el objetivo de llegar a ser profesionales o competir. Yo me di cuenta que resaltaba; tenía un potencial que en otro juego yo no había visto. Sentía que podía llegar a algo. Empecé a meterme más, a meterle más ganas y a optimizar mi tiempo al 100% para intentar llegar a lo más alto. Aunque después me di cuenta que mi pasión era el coaching. Me siento 100% a gusto. Me encantaba ser jugador, pero no me terminaba de cerrar. Hace meses empecé con esto full time, y me di cuenta que era lo que me gustaba. Sin dudas.

El paso entre el ocio y lo competitivo no es para nada sencillo, y más aún en una escena que todavía está en desarrollo. nGorilon narró cómo fue el proceso que tuvo que atravesar él: “Lo decidí cuando me di cuenta que podía llegar a algo en el juego, que tenía potencial y que podía llegar a ser alguien. Como jugador tuve mis altos y bajos, pero desde que dije ‘quiero ser coach, esta es mi pasión, me encanta y me gusta, quiero dedicarme a esto’, traté de tomármelo con la mayor responsabilidad y compromiso que se puede. Dedicarme al 100% y decir ‘yo quiero ser el mejor del mundo en esto’. Voy a hacer ser el mejor del mundo, y voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para eso”.

Además, aclaró que el Tiburón tuvo mucho que ver en este recorrido: “Creo que me terminé de profesionalizar cuando entré a Isurus. Aprendí muchas cosas, me enseñaron muchas cosas. Te da mucha experiencia y la gente con la que te rodeás es increíble. Es un ambiente de trabajo muy lindo, del que se pueden sacar muchas cosas. Creo que el día que me vaya, si es que algún día me voy, no va a ser con las manos vacías; será con muchas enseñanzas y aprendizajes, que me van a servir a lo largo de mi carrera”.

Por otro lado, explicó lo que, para él, es convertirse en profesional, y le dejó un mensaje a los jugadores que quieren seguir ese camino: “No te profesionalizás cuando te empiezan a pagar. Es cuando vos decidís tomar esto como si fuera un trabajo. Porque al fin y al cabo es un trabajo. No sé si mi papá tiene ganas de ir a trabajar todos los días de la semana. Pero a la mañana se levanta y va. Muchas veces no vamos a tener ganas de estar, pero lo tenemos que hacer. Ahí es cuando entendemos que es profesional. Hay que tomárselo con la seriedad, responsabilidad y compromiso que tiene que tener. Es un trabajo al fin y al cabo. El que se lo tome así va a llegar lejos”.

Llegar a lo más alto del competitivo es a lo que aspiran muchos, y nGorilon tuvo dos pilares fundamentales: sus padres e Isurus. “La familia influye un 100%, y justamente es el problema que tienen muchos. Mis papás al principio no entendían demasiado, y no les gustaba que le dedique tanto tiempo a esto, pero a medida que les fui contando y comentando cómo era todo, y que era a lo que yo me quería dedicar, porque es realmente mí pasión, me dieron un apoyo incondicional. Lo más importante es eso: sentarte y hablarlo, porque es algo que quizás muchas veces las familias no entienden. No lo toman enserio y no lo ven posible”, contó.

Además, sobre el apoyo del Tiburón, agregó: “Es demasiado importante en el proyecto, todos están para lo que se necesite y en el momento que se necesite. Los resultados son mérito de eso también sin duda. Las ganas que le ponen a cada proyecto van a dar frutos. Isurus no es solo vestir la camiseta. Cuando estás adentro te das cuenta de que sin ellos no seríamos nada”.

Por último, se refirió al potencial que tienen los jugadores: “Algo que puedo destacar de todos, más allá de con quienes jueguen, son las ganas que tienen de ser los mejores. El profesionalismo, compromiso y responsabilidad que le ponen a cada entrenamiento y al proyecto entero nos va a hacer llegar lejos. En 2020 nos vamos a comer a la región y al mundo entero. En 2019 se obtuvieron muy buenos resultados, pero en 2020 van a ser mejores porque ya tenemos el rumbo del proyecto”.

Más Publicaciones

¿Notebook o PC? La compleja decisión en una era de computadores pro

¿Notebook o PC? La compleja decisión en una era de computadores pro

Es una de las dudas más grandes desde que los notebooks especializados en gaming comenzaron a aparecer.

Leer más...
A la hora de pelear: ¿Prefieres joystick o teclado?

A la hora de pelear: ¿Prefieres joystick o teclado?

Una discusión tan clásica como la de PC o consola. ¿Qué influye en la decisión?

Leer más...